Gabriel García Márquez: ¿por qué Pinochet quemó 15 mil libros del Nobel?

Los ejemplares fueron quemados en 1986 en Valparaíso, Chile.

Gabriel García Márquez: ¿por qué Pinochet quemó 15 mil libros del Nobel?

Los ejemplares fueron quemados en 1986 en Valparaíso, Chile.

La dictadura de Pinochet desplegó un régimen reconocido por las violaciones a los derechos humanos y por su persecución cultural.

(También le puede interesar: Revelan las cartas de famosas personalidades del mundo a Gabo)

Uno de los escritores que se convirtió en enemigo público de Augusto Pinochet fue el Nobel colombiano Gabriel García Márquez, su libro ‘La aventura de Miguel Littin clandestino en Chile’ fue objeto de una quema masiva del libro ordenada por la dictadura.

El episodio lo narra el entonces encargado de la distribución de best sellers del sello independiente colombiano Oveja Negra, cofundado por el escritor Gabriel García Márquez, Arturo Navarro.

“Don Arturo, la cuestión está bien complicada. Me dicen que los libros fueron quemados” cuenta Navarro al diario chileno La Tecera. En ese momento, sostiene que la información lo confundió.

Para 1986 la censura en el país chileno había disminuido y el controvertido título de La aventura de Miguel Littin clandestino en Chile, estuvo circulando varios meses antes en una edición especial de la revista Análisis. Para él, no había motivo alguno de incautación.

Ante aquel desconcierto, Navarro viajó al puerto para enterarse de lo que realmente estaba pasando.

Al llegar se sorprendió al ver pilas de sacos de arena en la entrada, que formaban una trinchera, buscó comunicarse con algunos agentes de las fuerzas armadas e incluso llegó a proponer que el cargamento fuera trasladado a Lima con tal de conservar los ejemplares.

Sin embargo, al final, un oficial de Las Fuerzas Armadas lo despachó del lugar diciéndole: “Señor Navarro, no se preocupe. Ya los quemamos.”

Los libros con destino a la Feria del Libro de Santiago que iniciaría el 20 de noviembre de 1986, habían sido incautados en un operativo debido a que, según la prensa local, “venían en mal estado”.

El cargamento de libros había salido de Buenaventura, Colombia, el tamaño del envío era de 24,3 toneladas en libros y algunas revistas.

La quema no fue de todo el cargamento, sino de las 14.846 copias del libro de García Márquez sobre Littin y de 29 unidades de Proceso a la izquierda, del ex candidato presidencial venezolano Teodoro Petkoff. La pérdida ascendía a US$ 10.000.

Frente a el suceso, el gobierno explicó que intervenir la correspondencia era derecho constitucional del jefe de Zona en Estado de Emergencia.

(También le puede interesar: Gabriel García Márquez: exponen cartas inéditas del Nobel de Literatura)

Se impuso la medida de censura previa (…) decretándose la incautación de un cargamento de libros enviados del extranjero.

La notificación del reconocimiento de la quema de libros llegó al Consulado colombiano sólo hasta el 9 de enero de 1987, a través de una carta acompañada de un timbre con la palabra «confidencial».

El documento señalaba que: «Se dispuso que Investigaciones revisará el texto de tales libros, ordenando la incineración de aquellos cuyo contenido infringiere (…) la Ley de Seguridad Interior del Estado. Como consecuencia, fueron incinerados La aventura de Miguel Littin clandestino en Chile y Proceso a la izquierda por haberse constatado que su contenido transgredía disposiciones constitucionales».

¿De qué trata la historia censurada?

Miguel Littín es un cineasta exiliado que luego de hallar su nombre en una lista de personas a las cuales se les prohíbe visitar Chile, en plena dictadura, decide infiltrarse en su propio país para grabar un documental (Acta general de Chile), después de burlar todos los mecanismos de seguridad.

Con esto Miguel Littín se proponía mostrar al mundo, por medio de su grabación, la brutal represión y avergonzar al régimen de Augusto Pinochet.

Confesiones del último libretista y narrador de crónica roja

‘Relato de un náufrago’ regresa 50 años después a través de un pódcast

Los mundos paralelos del escritor barranquillero Luis Vásquez

Tendencias EL TIEMPO

Deja una respuesta