La estrategia con la que Biden quiere frenar alza de precios de la gasolina

El mandatario propuso suspender el impuesto al combustible por un periodo de tres meses.

La estrategia con la que Biden quiere frenar alza de precios de la gasolina

El mandatario propuso suspender el impuesto al combustible por un periodo de tres meses.

El presidente Joe Biden pedirá el jueves al Congreso de Estados Unidos suspender por tres meses un impuesto federal sobre el precio de la gasolina que se ha disparado, lo que molesta a los estadounidenses, a pocos meses de las elecciones de mitad de mandato.

(Lea también: Lo que dijo el presidente Joe Biden luego de hablar con Gustavo Petro)

El precio promedio del galón de gasolina alcanzó el récord de 5 dólares en Estados Unidos (4,968 dólares el miércoles), frente a unos 3 dólares hace un año

La propuesta de Biden

El presidente es consciente del importante reto que suponen los altos precios de la gasolina para las familias trabajadoras.

La Casa Blanca quiere eliminar hasta septiembre un impuesto federal de 18 centavos por galón (3,78 litros) y pedir a los estados, que también gravan la gasolina en el surtidor, a hacer lo mismo con el fin de «aliviar directamente a los consumidores estadounidenses que sufren el alza de los precios de (Vladimir) Putin», indicaron altos funcionarios de la administración Biden.

El repunte de los precios está repercutiendo en la economía nacional, arrastrando el índice de aprobación del presidente estadounidense, que se ubica por debajo del 40%.

(Puede interesarle: Estados Unidos ‘renunciará’ al uso y producción de minas antipersona)

«El presidente es consciente del importante reto que suponen los altos precios de la gasolina para las familias trabajadoras», pues los costes de la gasolina «escalaron dramáticamente en todo el mundo, en casi 2 dólares el galón desde que Putin concentró sus tropas en las fronteras de Ucrania», afirmaron los funcionarios.

Empresas del mundo dejarían de producir carros que funcionan con gasolina

Foto:

iStock

Biden «entiende que esta suspensión del impuesto sobre la gasolina no va a compensar por sí sola el aumento de los costos que estamos viendo», admitieron.

«Pero cree que en este momento único en el que la guerra en Ucrania impone los costos a las familias estadounidenses, el Congreso debe hacer lo que pueda para aliviar a esas familias», añadieron.

Biden culpa a las petroleras

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, volvió a cargar este miércoles contra las empresas petroleras, a las que acusa de no refinar suficiente crudo, y pidió que bajen «ahora mismo» el precio del combustible para los consumidores.

En las últimas dos semanas, el precio del crudo ha caído más de diez dólares por barril.

«Normalmente esto reduce los precios en la gasolinera unos 25 centavos por galón (3,78 litros) y, sin embargo, algunas gasolineras solo los han reducido unos centavos», lamentó Biden durante una comparecencia sin preguntas en la Casa Blanca.

El presidente hizo estas declaraciones mientras pedía al Congreso de su país que apruebe su propuesta para eliminar los impuestos federales a la gasolina y el diésel durante los meses de julio, agosto y septiembre.

El plan de Biden dejaría sin efecto de manera temporal el impuesto de 18 centavos por galón de gasolina y el de 24 centavos por galón de diésel que impone el Gobierno federal para financiar, entre otras cosas, el mantenimiento de las autopistas.

El mandatario defendió que la fuerte recuperación económica del país tras la crisis provocada por la pandemia permitiría al Gobierno realizar las obras necesarias para mantener las carreteras del país sin necesitar el dinero proveniente de estos impuestos.

No está claro, sin embargo, cuánto ahorro se trasladaría a los consumidores, y los republicanos no han tardado en calificar la propuesta de un «truco» electoral que, además, solo serviría para aumentar la ya desbocada inflación.

Biden ha querido mandar un mensaje a los conservadores, asegurando que el problema de los precios no radica en una falta de producción de crudo estadounidense, sino en que las compañías petroleras del país no refinan suficiente petróleo por el cierre de refinerías durante la pandemia.

El costo para la infraestructura

Se espera que la suspensión de este impuesto federal de 18 centavos, junto con el impuesto sobre el diésel de 24 centavos por galón durante la temporada de viajes de verano, cueste unos 10.000 millones de dólares al fondo de infraestructuras de carreteras, normalmente financiado por estos gravámenes.

La administración asegura que otros ingresos pueden compensar el déficit del fondo. Asimismo, la Casa Blanca pide a los estados, que también imponen distintos niveles de impuestos sobre la gasolina, a suprimir temporalmente sus gravámenes o proporcionen mecanismos de compensación a los automovilistas.

Casa Blanca. Estados Unidos.

Foto:

Mandel Ngan. AFP

Varios estados ya lo han hecho, como Connecticut y Nueva York. En promedio, los estados cobran 30 céntimos en impuestos por galón de gasolina.

Pero según analistas, unos 46 estados aún no han actuado, entre ellos California, donde la gasolina es la más gravada y la más cara, superando los 6 dólares el galón.REDACCIÓN INTERNACIONAL
*Con información de AFP

Más noticias del mundo

– Lasso abre diálogo con indígenas para salir de la crisis en Ecuador

– La colombiana que llevó a la Nasa primera misión de niñas tripulantes

– Guerra entre Rusia y Ucrania se intensifica con nuevas armas y militares

Deja una respuesta