La oposición a Macron rechaza una gran alianza para salvar su mandato

El presidente recibe a las fuerzas de la oposición tras quedarse sin mayoría parlamentaria Leer

La oposición a Macron rechaza una gran alianza para salvar su mandato

El presidente recibe a las fuerzas de la oposición tras quedarse sin mayoría parlamentaria Leer

La complejidad de la nueva política francesa se resumía este martes en dos estampas muy distintas. Por un lado, un grupo de jóvenes diputados de Nupes, la alianza de izquierda liderada por Jean-Luc Mélenchon, se fotografiaba sonriente a las puertas de la Asamblea Nacional francesa. Por otro, un Emmanuel Macron bastante menos relajado se reunía con algunos dirigentes de la oposición, tratando de buscar alianzas para salvar su mandato y mientras intentaba frenar la marcha de la primera ministra, Élisabeth Borne.

Horas después de haber perdido la mayoría absoluta en el Parlamento, Macron afronta sus primeras crisis. Élisabeth Borne presentó su dimisión este martes pero Macron la rechazó porque quiere que el Gobierno «siga trabajando ante los retos que tiene por delante», sobre todo en este periodo inédito en el que el país se encuentra sin una mayoría clara en la Asamblea.

En Francia es normal que, tras unas elecciones legislativas, el jefe de Gobierno ofrezca su dimisión al presidente. Normalmente, éste la acepta y vuelve a nombrarle en el cargo, pero estas circunstancias son atípicas. La coalición del presidente es la que tiene más diputados, pero no los suficientes para sacar adelante las reformas.

Para ello Macron necesita 44 escaños más y desde este martes se reúne en el Elíseo con los dirigentes de los partidos con una sensibilidad más parecida para conseguir estos apoyos. Se ha visto con el líder de Los Republicanos, cuarta fuerza en la Asamblea. Su presidente, Christian Jacob, dijo que seguirían en la oposición y que no le van a dar el apoyo ilimitado que espera.

«No bloquearemos las instituciones, pero tampoco entraremos en una lógica de pactos», dijo el dirigente del partido tras su reunión con el presidente. Añadió también que sí podrían negociar y apoyar determinadas leyes o proyectos.

Emmanuel Macron se reunió también con Le Pen, que le advirtió de que va a rechazar la reforma de las pensiones, una de las más polémicas y clave del mandato de Macron, y hará lo propio con los proyectos que considere oportunos.

Emmanuel Macron tiene varias opciones: o logra un acuerdo con algún partido y consigue reunir esos 289 diputados que necesita para tener mayoría y seguir adelante con su programa, o negocia ley por ley, diputado por diputado.

El líder de extrema izquierda, Jean-Luc Mélenchon, pidió a Elisabeth Borne que se someta a un voto de confianza de los diputados, pues, en su opinión, Borne «no tienen ninguna legitimidad, cero». Mientras, Reagrupamiento Nacional, el partido de Marine Le Pen, ha dicho que no apoyará la moción de censura contra el Gobierno que Nupes va a presentar el próximo 5 de julio.

Borne recibirá la semana que viene a los presidentes de algunos grupos parlamentarios. «La primera ministra está trabajando y prepara los decretos que queremos sacar adelante en los próximos días», dijo la portavoz del Gobierno, Olivia Grégoire.

Deja una respuesta