Operación Salida en el Real Madrid: el club blanco no fichará hasta que se vayan jugadores

El Real Madrid no fichará hasta que no deje el equipo algún jugador. Es por ello que la Operación Salida es ahora la prioridad en el club blanco, centrado en colocar a los jugadores con los que no cuenta Carlo Ancelotti y estudiar otros casos con ciertas particularidades, como son Marco Asensio y Dani Ceballos.
Fue el propio Florentino Pérez el que confirmó, en su entrevista en El Chiringuito, que no habrá fichajes hasta que no salgan jugadores, algo que no deja de ser verdad. Con la llegada de Aurélien Tchoauméni y la de Antonio Rudiger, el conjunto blanco aparca las llegadas en espera de ver qué pasa con algunos jugadores en este mercado invernal.
Es en el puesto de delantero centro donde el conjunto blanco quiere aligerar la plantilla. Ni Luka Jovic ni Mariano Díaz cuentan para Ancelotti, y sus altas fichas convierten en prioritarias sus salidas.
En el serbio tiene un gran interés la Fiorentina, y el jugador parece dispuesto a poner rumbo a Italia. Sin embargo, el cuadro viola solo quiere una cesión –y sin hacerse cargo de la totalidad de la ficha– mientras que el Real Madrid quiere venderle o al menos una cesión con condiciones más ventajosas. Las negociaciones ya están abiertas y todo parece indicar que el club blanco tendrá que ceder.
Más compleja es la situación de Mariano, cuya negativa a abandonar el club blanco en otros mercados siempre ha sorprendido en la entidad pese a las interesantes ofertas. El último en mostrar cierto interés ha sido el Sevilla, pero la operación está todavía muy verde, con el conjunto hispalense más centrado por el momento en vender jugadores –a Jules Koundé al Barcelona– que en comprar.
De esas dos salidas depende el futuro de Borja Mayoral, que ha regresado de varias cesiones y que se quedaría si sale alguno de los dos, y de Juanmi Latasa, delantero centro muy prometedor del filial.
En el caso de Dani Ceballos, Carlo Ancelotti está muy satisfecho con su rendimiento, pero se ha quedado sin sitio. La llegada de Aurélien Tchouaméni complica un poco más que tenga minutos y, a un año de la finalización de su contrato, su salida para lo más lógico. Es el Betis, de donde llegó, el club más interesado, pero la entidad verdiblanca también está pendiente de algunas ventas antes de acometer el fichaje del utrerano.
Y el caso más complejo es el de Marco Asensio, cuyo contrato también finaliza en junio de 2023. Fue el propio jugador el que reconoció que estaban todas las posibilidades abiertas (renovar, salir del Madrid este verano o simplemente seguir) y que al finalizar la concentración de la selección española, lo hablaría con el club.
El jugador balear está ahora de vacaciones y esa conversación pendiente con el club todavía no se ha producido. Y su futuro sí que tiene gran importancia: si Asensio acaba saliendo, el Real Madrid se lanzará al mercado en busca de un atacante –que ocupe varias posiciones, a poder ser– que lo sustituya y en el que podría invertir una importante cantidad. Si no, el equipo blanco no irá a por ningún jugador top para su ataque pese a que finalmente no llegó Kylian Mbappé.

Operación Salida en el Real Madrid: el club blanco no fichará hasta que se vayan jugadores

El Real Madrid no fichará hasta que no deje el equipo algún jugador. Es por ello que la Operación Salida es ahora la prioridad en el club blanco, centrado en colocar a los jugadores con los que no cuenta Carlo Ancelotti y estudiar otros casos con ciertas particularidades, como son Marco Asensio y Dani Ceballos. Fue el propio Florentino Pérez el que confirmó, en su entrevista en El Chiringuito, que no habrá fichajes hasta que no salgan jugadores, algo que no deja de ser verdad. Con la llegada de Aurélien Tchoauméni y la de Antonio Rudiger, el conjunto blanco aparca las llegadas en espera de ver qué pasa con algunos jugadores en este mercado invernal. Es en el puesto de delantero centro donde el conjunto blanco quiere aligerar la plantilla. Ni Luka Jovic ni Mariano Díaz cuentan para Ancelotti, y sus altas fichas convierten en prioritarias sus salidas. En el serbio tiene un gran interés la Fiorentina, y el jugador parece dispuesto a poner rumbo a Italia. Sin embargo, el cuadro viola solo quiere una cesión –y sin hacerse cargo de la totalidad de la ficha– mientras que el Real Madrid quiere venderle o al menos una cesión con condiciones más ventajosas. Las negociaciones ya están abiertas y todo parece indicar que el club blanco tendrá que ceder. Más compleja es la situación de Mariano, cuya negativa a abandonar el club blanco en otros mercados siempre ha sorprendido en la entidad pese a las interesantes ofertas. El último en mostrar cierto interés ha sido el Sevilla, pero la operación está todavía muy verde, con el conjunto hispalense más centrado por el momento en vender jugadores –a Jules Koundé al Barcelona– que en comprar. De esas dos salidas depende el futuro de Borja Mayoral, que ha regresado de varias cesiones y que se quedaría si sale alguno de los dos, y de Juanmi Latasa, delantero centro muy prometedor del filial. En el caso de Dani Ceballos, Carlo Ancelotti está muy satisfecho con su rendimiento, pero se ha quedado sin sitio. La llegada de Aurélien Tchouaméni complica un poco más que tenga minutos y, a un año de la finalización de su contrato, su salida para lo más lógico. Es el Betis, de donde llegó, el club más interesado, pero la entidad verdiblanca también está pendiente de algunas ventas antes de acometer el fichaje del utrerano. Y el caso más complejo es el de Marco Asensio, cuyo contrato también finaliza en junio de 2023. Fue el propio jugador el que reconoció que estaban todas las posibilidades abiertas (renovar, salir del Madrid este verano o simplemente seguir) y que al finalizar la concentración de la selección española, lo hablaría con el club. El jugador balear está ahora de vacaciones y esa conversación pendiente con el club todavía no se ha producido. Y su futuro sí que tiene gran importancia: si Asensio acaba saliendo, el Real Madrid se lanzará al mercado en busca de un atacante –que ocupe varias posiciones, a poder ser– que lo sustituya y en el que podría invertir una importante cantidad. Si no, el equipo blanco no irá a por ningún jugador top para su ataque pese a que finalmente no llegó Kylian Mbappé.

El Real Madrid no fichará hasta que no deje el equipo algún jugador. Es por ello que la Operación Salida es ahora la prioridad en el club blanco, centrado en colocar a los jugadores con los que no cuenta Carlo Ancelotti y estudiar otros casos con ciertas particularidades, como son Marco Asensio y Dani Ceballos.

Fue el propio Florentino Pérez el que confirmó, en su entrevista en El Chiringuito, que no habrá fichajes hasta que no salgan jugadores, algo que no deja de ser verdad. Con la llegada de Aurélien Tchoauméni y la de Antonio Rudiger, el conjunto blanco aparca las llegadas en espera de ver qué pasa con algunos jugadores en este mercado invernal.

Es en el puesto de delantero centro donde el conjunto blanco quiere aligerar la plantilla. Ni Luka Jovic ni Mariano Díaz cuentan para Ancelotti, y sus altas fichas convierten en prioritarias sus salidas.

En el serbio tiene un gran interés la Fiorentina, y el jugador parece dispuesto a poner rumbo a Italia. Sin embargo, el cuadro viola solo quiere una cesión –y sin hacerse cargo de la totalidad de la ficha– mientras que el Real Madrid quiere venderle o al menos una cesión con condiciones más ventajosas. Las negociaciones ya están abiertas y todo parece indicar que el club blanco tendrá que ceder.

Más compleja es la situación de Mariano, cuya negativa a abandonar el club blanco en otros mercados siempre ha sorprendido en la entidad pese a las interesantes ofertas. El último en mostrar cierto interés ha sido el Sevilla, pero la operación está todavía muy verde, con el conjunto hispalense más centrado por el momento en vender jugadores –a Jules Koundé al Barcelona– que en comprar.

De esas dos salidas depende el futuro de Borja Mayoral, que ha regresado de varias cesiones y que se quedaría si sale alguno de los dos, y de Juanmi Latasa, delantero centro muy prometedor del filial.

En el caso de Dani Ceballos, Carlo Ancelotti está muy satisfecho con su rendimiento, pero se ha quedado sin sitio. La llegada de Aurélien Tchouaméni complica un poco más que tenga minutos y, a un año de la finalización de su contrato, su salida para lo más lógico. Es el Betis, de donde llegó, el club más interesado, pero la entidad verdiblanca también está pendiente de algunas ventas antes de acometer el fichaje del utrerano.

Y el caso más complejo es el de Marco Asensio, cuyo contrato también finaliza en junio de 2023. Fue el propio jugador el que reconoció que estaban todas las posibilidades abiertas (renovar, salir del Madrid este verano o simplemente seguir) y que al finalizar la concentración de la selección española, lo hablaría con el club.

El jugador balear está ahora de vacaciones y esa conversación pendiente con el club todavía no se ha producido. Y su futuro sí que tiene gran importancia: si Asensio acaba saliendo, el Real Madrid se lanzará al mercado en busca de un atacante –que ocupe varias posiciones, a poder ser– que lo sustituya y en el que podría invertir una importante cantidad. Si no, el equipo blanco no irá a por ningún jugador top para su ataque pese a que finalmente no llegó Kylian Mbappé.

Deja una respuesta