Pablo Milanés se despide de su ‘mejor público’ en La Habana

El cantautor dio un concierto en el que ofreció un repertorio de sus himnos más recordados.

Pablo Milanés se despide de su ‘mejor público’ en La Habana

El cantautor dio un concierto en el que ofreció un repertorio de sus himnos más recordados.

Pablo Milanés se despidió la noche del martes de “su mejor público” en el único concierto que dará en Cuba dentro de la gira “Días de luz” y el primero en vivo desde hace dos años.

(Lea aquí: Silvio Rodríguez vuelve a ser un trovador con guitarra)

Inicialmente se iba a celebrar en la sala Avellaneda del Teatro Nacional, un espacio de 2.053 butacas, de las que se sacaron 300 para la venta al público en general y el resto se ofreció a diferentes organizaciones nacionales.

(Vea también: Muere la cantante cubana Suylén Milanés, hija de Pablo Milanés)

Con muy poco tiempo se habilitó la cancha del llamado Coliseo de la Ciudad Deportiva, con capacidad total de más de 12.000 personas.

Foto:

Eliana Aponte

Las protestas por el reducido aforo saltaron en las redes. Al final el Instituto Cubano de la Música cambió de sede.

El tema Éxodo fue uno de los que más conmovieron. «¿Dónde están los amigos que tuve ayer?/ ¿Qué les pasó?/ ¿Qué sucedió?/ ¿A dónde fueron?/ Qué triste estoy».

Con muy poco tiempo se habilitó la cancha del llamado Coliseo de la Ciudad Deportiva, con capacidad total de más de 12.000 personas en eventos deportivos, para acoger a más de 5.000 personas.

Sobre las cinco de la tarde abrieron las puertas y las colas por entrar no terminaron hasta las 9 en punto de la noche, justo cuando el fundador junto a Silvio Rodríguez de la Nueva Trova Cubana, allá por los años 60, apareció sentado en el escenario.

Familias con niños, muchas mujeres de mediana edad que se sabían todas sus canciones más antiguas y conocidas.

Foto:

Eliana Aponte

Su presencia fue recibida con aplausos y cientos de linternas desde las gradas. El público variopinto. “Siempre he dicho que Cuba es mi mejor público, pero ustedes ya se pasaron”, fue su saludo.

Familias con niños, muchas mujeres de mediana edad que se sabían todas sus canciones más antiguas y conocidas, como “Comienzo y final de una verde mañana”, una canción dedicada a su actual esposa Nancy.

Intercala números nuevos que quedarán registrados en el documental que preparan de su gira con los archiconocidos “El breve espacio en que no estás”, “De qué callada manera” o “Yolanda” que ofrece para finalizar.

En las casi dos horas ininterrumpidas de concierto se escuchó algún “bravo” y “Pablo, te queremos”. A lo lejos un único “Cuba libre”

Foto:

Eliana Aponte

La gente, de pie, aplaude y pide “otra” que el cantautor concede sin resistirse. Interpreta “Ámame como soy”. Durante casi dos horas llenó el escenario con dos músicos, su pianista y la violoncelista. Más que suficiente porque si bien su salud no es demasiado buena, su voz mantiene el mismo timbre de siempre.

Luego se despide con agradecimientos a todas las personas que han intervenido en la preparación del concierto y tiene unas emotivas palabras que acompaña con lanzamiento de besos y manos a su corazón. “A ustedes, las gracias. Son el motivo principal por el que estamos aquí. Se lo merecen, porque han sido los protagonistas de este recital”.

En las casi dos horas ininterrumpidas de concierto se escuchó algún “bravo” y “Pablo, te queremos”. A lo lejos un único “Cuba libre”.

Son letras que expresan el sentir de cantautor de 79 años, quien ha dado declaraciones críticas con el régimen cubano, sobre todo en el extranjero.

Foto:

Eliana Aponte

Había mucha seguridad y el acceso a la prensa no fue del todo fácil. La organización exigía una doble acreditación. La dificultad para conseguirla hizo que muchos periodistas hicieran la cola para comprar entradas y garantizar el acceso. Pero finalmente toda la prensa que llegó al recinto con una sola acreditación también logró entrar.

Solo hubo canciones. El público reaccionó con más emotividad a algunas que hablan de los problemas que hacen sufrir a los cubanos.

El tema Éxodo fue uno de los que más conmovieron. «¿Dónde están los amigos que tuve ayer?/ ¿Qué les pasó?/ ¿Qué sucedió?/ ¿A dónde fueron?/ Qué triste estoy».

Un fenómeno que lleva años ocurriendo en la isla. Primero en los años 60 al triunfo de la Revolución, luego en la salida de El Mariel, otro se produjo durante el llamado periodo especial de los años 90 y actualmente se está dando otro que lleva a la gente, joven y no tanto, a buscar salidas para emprender la ruta por selvas latinoamericanas hasta Estados Unidos.

Abrió con Marginal, cantó Años, El pecado original, La soledad, Nostalgias y Días de gloria, algunas provocaron aclamaciones durante su interpretación, como “Hay”, cuando un público entregado coreaba “Hay un pueblo que espera silencioso/ Hay un cuerpo que quiero desnudar”.

Son letras que expresan el sentir de cantautor de 79 años, quien ha dado declaraciones críticas con el régimen cubano, sobre todo en el extranjero. Pero sigue manteniendo casa y parte de su familia en Cuba, a donde regresa con regularidad.

Milagros López de Guereño
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
LA HABANA

Más noticias

Deja una respuesta