Vladimir Putin libera a 10 prisioneros de guerra extranjeros en Ucrania, incluido el soldado Aslin

Se estima que unos 20.000 «combatientes» foráneos participan en apoyo al ejército de Ucrania Leer

Vladimir Putin libera a 10 prisioneros de guerra extranjeros en Ucrania, incluido el soldado Aslin

Se estima que unos 20.000 "combatientes" foráneos participan en apoyo al ejército de Ucrania Leer

Guerra Salvando al soldado Aiden de Mariupol

Vladimir Putin ha puesto inesperadamente en libertad a diez prisioneros de guerra extranjeros en Ucrania, incluido el soldado de nacionalidad británica Aiden Aslin, de 28 años, que había sido condenado a muerte por un tribunal marcial en Donetsk y había sido exhibido como «trofeo» de guerra en la cadena oficial Rossiya. Se estima que unos 20.000 «combatientes extranjeros» participan en apoyo al ejército de Ucrania.

La liberación de los diez prisioneros de guerra se produjo gracias a la mediación del príncipe Mohamed bin Salman de Arabia Saudí. En total, cinco británicos, dos norteamericanos, un ciudadano sueco, otro croata y un marroquí fueron puestos en libertad y llegaron en un avión especial al aeropuerto de Riad.

«Doy una enorme bienvenida a la noticia de que cinco británicos hechos prisioneros por la fuerzas prorrusas en el este de Ucrania han regresado sanos y salvos, después de meses de incertidumbre y sufrimiento para ellos y para sus familias», declaró la ‘premier’ Liz Truss desde Nueva York, donde intervino en la Asamblea General de la ONU.

Truss dio las gracias al presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, por «sus esfuerzos para asegurar la liberación de estos prisioneros» y extendió su agradecimiento a las autoridades de Arabia Saudí «por su asistencia». «Rusia debe acabar con la cruel explotación de los prisioneros de guerra y los civiles detenidos con fines políticos», recalcó la ‘premier’.

El soldado Aiden Aslin había sido capturado en junio en Mariupol. «Durante 48 días hicimos lo que pudimos para defender la ciudad, pero no teníamos más elección que rendirnos a las tropas rusas», fue su último mensaje en redes sociales antes de ser capturado. «Nos quedamos sin provisiones y sin municiones. Fue un placer trabajar con todos. Espero que esta guerra acabe pronto».

Días después apareció -con el rostro lleno de golpes y moratones- en un vídeo emitido en Rossiya 1, respondiendo dubitativo y confuso a un interlocutor ruso y acusando al ejército ucraniano de «criminales» por su «falta de consideración hacia la población civil».

Hasta hace cuatro años, Aslin trabajaba como asistente social en Newark, cerca de Nottingham. En el 2018 partió hacia Ucrania, siguiendo los pasos de su novia de Mykolaiv, en el Mar Negro. Estuvo también en Siria, donde supuestamente participó junto a milicianos kurdos en acciones contra el Estado Islámico.

Aslin fue detenido junto a otro soldado de origen británico, Shaun Pinner, de 48 años, también capturado con la Brigada 36 de los marines ucranianos. El diputado conservador Robet Jenrick, que ejerció de intermediario entre el Gobierno británico y la familia, anunció que el soldado y otros cuatro compatriotas liberados están ya de camino hacia las islas británicas.

Deja una respuesta